Cómo conectar con tu cliente ideal a través de las palabras

Según el profesor de Harvard Gerald Zaltman, el 95% de las decisiones de compra las toman nuestras emociones. Las emociones son lo que realmente impulsa los comportamientos de compra y también la toma de decisiones en general.

Según Douglas Van Praet, autor del libro “Unconscious Branding: How Neuroscience CanEmpower (and Inspiro) Marketing”, “ni siquiera pensamos cuando buscamos soluciones lógicas. Sentimos nuestra manera de razonar. Las emociones son el sustrato, la base de los circuitos neuronales que sustentan incluso la deliberación racional. Las emociones no obstaculizan nuestras decisiones, son la base sobre la cual se fundamentan”.

Pero ¿cómo llegamos a conectar con las emociones de nuestro lector? Para que las emociones nos lleguen al corazón nos tienen que hablar en nuestra lengua materna. La lengua de nuestra familia, de nuestros amigos, de nuestra infancia. Esta es la lengua que nos llega al corazón y con la que conectamos. Por ejemplo:

1- ¿En qué idioma hablamos a nuestro bebé cuando nace? Quién ha sido padre o madre sabe que el idioma que nos sale cuando cantamos nanas o hablamos dulcemente es nuestra lengua materna.
2- ¿Qué decimos cuando nos enfadamos? Cuando nos enfadamos y salen nuestras emociones disparadas seguramente se nos escape alguna palabrota, y seguro que será en nuestra lengua materna.
3- Si habéis viajado por el mundo sabréis que cuando encontráis alguien que habla vuestra lengua, rápidamente hay una conexión con aquella persona a quien no conocemos de nada, solo por el hecho que nos habla en nuestra lengua.

En un artículo del Department of Psychological and Brain Sciences, de la Universidad de Boston, la Dra. Catherine L. Caldwell-Harris afirma que “descubrió las diferencias emocionales entre una lengua materna y una de extranjera.” Por ejemplo, dice que “los hablantes bilingües aseguraron que el hecho de decir palabrotas, rezar, decir mentiras o decir Te quiero, les hacía sentir emociones diferentes cuando lo decían en su lengua materna”. También asegura que en un estudio europeo donde se analizaron varias combinaciones lingüísticas, los anuncios publicitarios se consideraron más emocionales cuando estaban escritos en la lengua materna de los oyentes.
Queda claro pues, que las emociones rigen nuestra toma de decisiones y que cuando nos hablan en nuestra lengua materna, estas nos llegan de forma diferente al corazón.

El equipo de LocalizationLab