Sabemos que redactar correctamente no es fácil. Incluso en nuestra lengua materna es difícil. Ya hace muchos años que en LocalizationLab nos dedicamos al mundo de la traducción, y, a veces, las empresas que contactamos se quejan de los problemas con las traducciones; los proveedores que tienen no acaban de funcionar. Nosotras mismas lo sufrimos cuando trabajábamos en HP y estábamos al otro lado, contratando estos servicios. Hay muchos factores que intervienen en el proceso de traducción, desde una buena gestión del proyecto (Project Management) hasta la profesionalidad de los traductores. Como en una buena orquesta, todo tiene que estar bien coordinado.

La traducción es un arte que requiere profesionalidad y un proceso adecuado. Un buen traductor, además de saber redactar correctamente, debe tener un conocimiento muy elevado de su lengua materna y de las lenguas desde las cuales traduce.  En LocalizationLab creemos que un buen traductor tiene que cumplir estos requisitos:

1- Traducir solo hacia la lengua materna:

Parece una obviedad, pero un traductor tendría que traducir solo hacia su lengua materna. Si es una persona bilingüe, como pasa aquí en Cataluña con el catalán y el castellano, puede ser que traduzca igual de bien hacia las dos lenguas, pero nunca hacia una lengua extranjera, por mucho que la domine.

2- Tener una titulación en lenguas y/o en traducción:

Es importante que el traductor tenga una titulación en lenguas y/o en traducción. Aquí, en Barcelona, tenemos la Licenciatura en Traducción e Interpretación en varias universidades y también algunos másteres. En otros países solo existe el máster, pero es importante que el traductor haya cursado estudios de lengua o traducción y haya adquirido la técnica y los conocimientos. Las dos socias de LocalizationLab somos licenciadas en Traducción e Interpretación por la UAB:

Grado en Traducción e Interpretación de la UAB: El objetivo de este grado es formar traductores e intérpretes competitivos a través de una formación de excelencia reconocida tanto a escala nacional como internacional. Aquí puedes encontrar más información sobre este grado.

3- Dedicarse profesionalmente a la traducción:

El arte de la traducción requiere profesionalidad y la experiencia es clave para mejorar. Un traductor profesional que cada día se dedica a traducir, tiene una naturalidad y una fluidez que no tiene una persona que solo traduce de forma esporádica.

4- Estar especializado:

En castellano decimos “Quién mucho abarca poco aprieta”. Un buen traductor tiene que estar especializado en un área en concreto, ya sea técnica, jurídica, científica o creativa. Tiene que conocer la terminología específica de su especialidad, tanto en la lengua de origen como en la de destino. Cuando encontramos un perfil de traductor que hace de todo nos parece un poco sospechoso. Es difícil hacerlo todo y hacerlo bien.

5- Seguir un buen proceso de calidad:

Una buena traducción precisa tiempo y hay que revisarla antes de entregarla. Nosotras debemos dar suficiente tiempo al traductor y al revisor, dar información sobre el texto, la audiencia, la terminología, material de referencia… Por eso es importante gestionar correctamente los proyectos y los recursos, un buen Project Management es imprescindible. No se puede entregar una traducción con faltas de ortografía, de gramática o con errores de traducción. Es muy importante que el traductor siga un buen proceso de revisión de su trabajo.

En LocalizationLab pedimos a nuestros traductores que nos envíen estas pautas junto con la traducción:

a. Uso del corrector ortográfico
b. Revisión de la traducción antes de entregarla
c. Seguimiento de las instrucciones del cliente y el glosario, si había

Además, cuando enviamos los proyectos, añadimos la siguiente imagen:

Proceso de calidad

Una parte crucial de nuestro proceso de calidad es el trabajo conjunto del traductor y el revisor. En LocalizationLab trabajamos con dos traductores en cada proyecto. Uno que traduce y uno que revisa, en este artículo puedes leer más sobre el tema.

Además, nos gusta recibir comentarios de nuestros clientes y estamos abiertas a modificar la traducción hasta que el cliente queda satisfecho. Entendemos que sigue siendo muy subjetivo, y que hay muchas maneras de traducir bien un texto.

La importancia de un texto original bien escrito

Otro tema importante, aunque delicado, es el documento que recibimos para traducir. Es importante que el texto original esté bien escrito. A veces una traducción incorrecta puede ser debida a un texto original confuso o mal redactado. Esto es delicado y cuesta decírselo a los clientes. Nosotras preferimos que las empresas revisen sus textos antes de empezar a traducir y partir de una buena base.

La calidad ha sido siempre nuestro objetivo principal, precisamente porque sabemos que es difícil redactar y traducir correctamente. Si seguimos este proceso y estos criterios es probable que el resultado sea excelente.