Glossary

Un proyecto de localización (*)  o de traducción es una suma de muchas partes bien coordinadas que funcionan harmónicamente, como en una orquesta.
Dentro del proyecto de localización, el glosario es como otro pequeño proyecto.
Según Pavel Soukenik de la Universidad de Washington, los glosarios acabaran sustituyendo a los diccionarios de consulta.

Beneficios del glosario

  • Un buen glosario ayuda a mejorar la calidad de los ficheros traducidos.
  • Un buen glosario ayuda a mantener la coherencia entre las diferentes partes de un proyecto, como la interfaz del usuario, los materiales de marketing, los manuales, los videos, la caja del producto, etc. De esta manera nos aseguramos de que en todos los sitios se le da el mismo nombre a una misma pieza o concepto.
    Puede que varias personas redacten contenido sobre un mismo producto o que distintos traductores traduzcan partes de esta documentación hacia el mismo idioma. Por eso, un glosario ayuda a mantener la coherencia dentro de un mismo idioma y producto.
  • Un buen glosario puede evitar muchos errores. Según Paula Barreto de Mattos, que trabajó durante 11 años como especialista lingüística y de terminología en Microsoft “en la documentación técnica, la terminología es la causa de entre el 20% y el 70% de los errores”.

Cuándo y cómo preparar un glosario

Idealmente, tendríamos que tener el glosario a punto justo antes de empezar a traducir.
Los términos que tienen que formar parte de un glosario son aquellos específicos de un mercado o industria o aquellos que puedan crear dudas entre los traductores

Por ejemplo, si un término puede tener dos significados, se tiene que añadir dos veces con una buena descripción para cada uno, para que el traductor decida, según el contexto, a cuál de los dos hace referencia.
Sería el caso de “folder”. En inglés puede significar “carpeta” donde guardar los ficheros digitales o “plegadora” de papeles, que es un accesorio que tienen algunas impresoras de gran formato.

Cómo decidir si un término tiene que formar parte del glosario o no

Los criterios son bastantes subjetivos.
Algunas pistas que pueden ayudarte:

  • Escoge términos que aparezcan a menudo en la documentación. Frecuencia.
  • No hace falta añadir verbos comunes que salen muchas veces.
  • Añade aquellas palabras comunes, a las cuales se les da otro significado diferente al habitual.
    En algunos idiomas, una traducción literal puede no tener sentido alguno.

Es importante que el cliente te ayude en la creación del glosario.

¿Quién puede ayudar a crear el glosario?

  • Aquellos que crean contenido: ingenieros que añadan textos a la interfaz de usuario, redactores técnicos que escriban los manuales, etc.
  • Gente del departamento de marketing con la lista de características del producto
  • Traductores que se encuentran con términos que no entienden o que pueden tener más de un significado y preguntan
  • Project managers (coordinadores de proyectos de traducción): cuando analizan el proyecto, pueden leerse el original y hacer una lista de términos susceptibles de crear confusión o que son específicos de la industria en cuestión.

Qué tiene que incluir un glosario

A parte del término en sí, es imprescindible una descripción y, si es posible, una imagen (ya sabemos que una imagen vale más que mil palabras, ¿verdad?). Cualquier otro elemento que pueda ayudar a contextualizar y a entender el término, será de agradecer.

También son útiles aquellos glosarios que muestran los términos que no deben utilizarse. Por ejemplo, muchas veces las empresas les dan nombre a los proyectos que nada tienen que ver con el nombre comercial, o a veces, los ingenieros hablan de ciertas piezas con términos que no son los que el departamento de márquetin decide. En estos casos, es muy importante que los redactores del contenido para los clientes no utilicen estos términos internos, sino que usen los que se han decido para el mercado/producto en cuestión

Cuando el glosario esté a punto y antes de empezar con la traducción, el cliente lo tiene que revisar.

Si además el cliente puede revisar los términos traducidos del glosario, entonces un diez, pero no suele ocurrir.

Si el glosario se gestiona correctamente, puede ayudar a que toda la documentación y las traducciones se puedan escribir con mayor rapidez, calidad y coherencia.

Si necesitas ayuda en la creación de un glosario en LocalizationLab estaremos encantados de prestártela.

 (*) la definición de GALA, la Asociación de Globalización y Localización, es que la localización (o L10N) es el proceso de adaptar un producto o contenido a un mercado concreto.
(**) foto Bill Oxford Unsplash