La República Popular China, Taiwán, Singapur, Hong Kong y Macao constituyen un mercado potencial enorme en el este asiático.
Se trata del 19% de la población mundial, según datos del 2018.
En cada uno de estos países se hablan varios idiomas y numerosas variantes dialectales.
Pero para hacer negocios allí, los idiomas escritos que se utilizan son:

  • Chino simplificado en la República Popular China, Singapur y entre la comunidad china de Malasia
  • Chino tradicional en Taiwán, Hong Kong y Macao.

Si alguien os menciona el chino mandarín o el cantonés, se trata, en ambos casos, de dialectos orales del chino.
En el sur de China se habla cantonés, pero para escribir utilizan el chino simplificado. Los habitantes de Taiwán hablan el mandarín, pero usan el chino tradicional para la escritura.

Origen

El sistema de escritura chino es de los más antiguos del planeta.
El chino tradicional es el que surgió primero de los dos tipos de chino. En los años 50 y 60 el gobierno de la República Popular China creó la mayoría de los caracteres del chino simplificado que existen hoy en día. La idea era conseguir caracteres más sencillos, para que fuesen más fáciles de aprender.

Diferencias

La representación gráfica del chino simplificado es más sencilla que la del chino tradicional.
El chino simplificado usa menos caracteres, incluso los hay con más de un significado. En chino tradicional cada palabra tiene un carácter distinto.
Fíjate en la imagen de abajo e intenta adivinar qué columna está escrita en chino simplificado y cuál en tradicional.

Las diferencias son evidentes, ¿verdad?
El chino simplificado y el tradicional se encuentran entre los 15 idiomas que más nos piden que traduzcamos.
Si son traducciones para dispositivos electrónicos es muy importante saber qué tipo de codificación utilizar para que los caracteres se vean correctamente, entre otros aspectos.
Si estás pensado en internacionalizarte y abrirte al mercado chino, te podemos ayudar a entrar con buenas traducciones.

Foto cabecera de Cherry Lin- Unsplash